Casi siempre nos surge la duda de cómo decorar dormitorio pequeños, qué tonos puedo ocupar y cómo las puedo combinar. Este ejemplo dormitorio es muy simple, y no deja de ser cálido y acogedor.
Esta compuesto por un azul petróleo complementado con unos tonos blancos que es fácil de encontrar en tapicerías y en centros comerciales. Aunque parezca un color súper contrastado y oscuro para combinar con blancos por ejemplo, su corazón es sereno y alegre porque tiene algo de verde y amarillo que le da una nota fresca y vibrante. Esta combinación es una de las claves para lograr un ambiente lleno de calidez.

¿Cuáles son las claves para conseguir un espacio acogedor y luminoso?

1) Unifica a nivel cromático paredes, puertas de clósets y cortinas o visillos. Aquí se ha elegido el blanco como color base aunque la pared del cabecero se diferenció un poco empapelándola con un papel de un diseño floral en color lino combinado con blanco.

2) Trata el suelo de forma similar, si tienes un pavimento muy oscuro, pon alfombras en estos tonos.

3) Los muebles y el cabecero siguen la misma pauta cromática: blancos y linos, en este caso el cabecero se ha tapizado de un tono similar al fondo del papel.

4) En cuanto a las tapicerías, coloca cortinas o visillos blancos y ropa de cama en este color.

5) El punto de color o de contraste se ha limitado a tapizar de azul petróleo la banqueta a los pies de la cama y a colocar algún cojín entre los cuadrantes blancos de la cama.

Un detalle para destacar es que se ha aprovechado el espacio bajo la ventana para crear una zona de lectura y relajo.

¿Quieres hacer tú algo así en el tuyo? ¿Qué agregarías para esta idea? ¿Nos compartes en las redes sociales?