¿Cómo mi casa me puede hacer más feliz?

Sabías que, uno de los secretos para vivir más feliz , sin duda, es una hogar donde se pueda disfrutar de momentos alegres y plenos. ¿Cómo puedo lograrlo? No es para nada difícil. Se necesita plantas, luz, orden y la ansiada armonía.

Se dice que nuestra cara es el espejo del alma, entonces nuestra casa es el espejo de nuestra vida diaria.

Nuestra casa dice muchos de lo que somos, cómo vivimos y de cómo nos sentimos. Si vivimos rodeados de cosas que nos hacen felices, de seguro serás más feliz y de los contrario, si vemos cosas que no nos gustan nos sentiremos mal en nuestro propio hogar.

Miremos a nuestro alrededor, ¿Te gusta lo que ves? ¿Qué sensaciones te transmiten cada espacio? ¿Qué cambiarías para sentirte mejor? Las respuestas a estas preguntas te van a ayudar a descubrir esas cosas que queremos mejorar.

Punto primordial, conectarnos con la naturaleza.

Esta comprobado que vivir rodeado de vegetación nos hace sentir bien y nos aporta felicidad. Las plantitas mejoran nuestra salud y potencian nuestra sensación de bienestar, purifican el aire de la casa y eliminan las sustancias nocivas para nuestra salud.
Puedes buscar plantas, como el tronco de la felicidad que aporta energía positiva y buenos augurios.

Capturemos la luz del sol

Otra fuente de salud es la luz natural, aporta energía, activa nuestra sistema inmune y ayuda cambiar el decaimiento.
Una buena idea para atraerla es distribuir las zonas de día hacia el sol y captándola con ayuda de tonos blancos, telas transparentes y usando materiales como el cristal.

Una casa se vive en compañía

Siempre debemos cultivas las relaciones positivas, conectemos con la familia y los amigos.
Abre las puertas de tu casa, recibe con cariño y celebra la suerte de poder compartir tu espacio con los demás.

Es por eso que es buenos tener pufs, sillas plegables para recibir a tus invitados y tener camas nidos para que tus hijos puedan invitar a sus amigos a dormir.

El corazón vivo de la casa, la cocina.

La cocina es el alma del hogar, es el lugar de cocción de los alimentos y donde se nutre el interior. Debemos darle espacio, luz y vida. Opta por cocinar en familia y cocinar con niños, ten a la vista los alimentos, a esto me refiero con las fruteras, verduras y frutos secos que según el feng shui ayuda a la prosperidad.

Optemos por los espacios ordenados para tener más paz interior.

Tener más espacios ordenados nos facilita nuestro día día además de entregar calma y felicidad. Tenemos que organizar nuestro entorno, partiendo por el closet, la mesa y nuestro rincón.
En ese momento aprovecha para botar los objetos que no necesitas. Práctica el desapego y regala a tus amigos las cosas que no usas. Así estarás dando un espacio para que entren cosas nuevas en tu vida.

Elige un rincón para reencontrarte.

Elige en el que te sientas espacialmente bien y coloca en él elementos que necesites para convertirlo en un refugio personal.
Opta por poner objetos que refuercen la sensación de calma y desconexión. Cuando llegues a tu casa todos los días relájate, respira profundo y siéntate.
Para los que tienen hijos, en su habitación pon sillas o cojines y explícales que es su zona de refugio para tranquilizarse y sentirse mejor.

Practica la gratitud y valora tu casa

Practiquemos siempre la gratitud, el reconocimiento y valorar las cosas buenas que nos regala la vida, esa es un forma de potenciar nuestra felicidad.
Rodéate de imágenes positivas, fotos de momentos felices, con tu pareja o hijos y disfruta realmente del placer de vivir en tu casa y sentirte feliz con ella.