Este es un gran problema cuando queremos hacer un cambio en nuestro, no desmerecido espacio, el baño.
A lo mejor este post es para personas un poco más atrevidas a los cambios drásticos e intensos, ya que los colores que hemos elegidos con fuertes y vibrantes.
Sabemos que las paredes blancas y limpias son una apuesta segura, pero siempre y cuando se elija una propuesta tradicional y monótona.
Pero siempre los cambios son buenos, inspírate en estos colores que te van ayudar a conseguir un ambiente moderno marcado por el diseño.

El amarillo como fuente de luz y energía

Este color llena cualquier ambiente de optimismo y energía positiva. En este baño, el vibrante amarillo da también alegría y luminosidad. Si no quieres arriesgar, mejor no abuses de este tono, ya que es más que probable que llegue a cansarte o agobiarte. Combínalo con tonos neutros, no tan vivos, como crudos o blancos.

Verde: siempre natural

Además de aportar toques refrescantes y naturales a la estancia, el color verde proyecta tranquilidad y equilibrio. Puedes contrastar con blanco, negro u otras gamas de verde y el resultado siempre será encantador. Combínalo con madera para conseguir un lugar cálido, elegante y con carácter.

Frescura e innovación con azul turquesa

Además de la armonía propia del azul, el turquesa transmite el poder relajante del verde y la pureza del blanco. Se trata de un color acuático, semiclaro y brillante que aporta amplitud, ligereza y profundidad a los espacios pequeños. No dudes en combinarlo con diferentes tonos de azul, verdes y blancos para lograr un ambiente tranquilizado. Para dar vida y contraste, incluye detalles en lila. Y si buscas una mezcla armónica, apuesta por la combinación de azul y naranja.

El azul que reina en el mar y el cielo

Proporciona sensación de serenidad y relajación. Por eso, es ideal para ambientes donde pasamos mucho tiempo. Por su gran variedad de tonalidades y estilos, el azul es uno de los colores preferidos a la hora de decorar el baño. ¿Quieres conseguir un baño de tonos azules, pero que sea a la vez moderno? Combínalo con azules turquesas o marinos, con tonos chocolate o

Un rojo atrevido y audaz

El color rojo genera ambientes cálidos y sensuales. Es un color muy fuerte, que conviene usar con moderación y delicadeza, sobre todo cuanto más reducido sea nuestro espacio. Los baños con paredes en color rojo pueden parecer más pequeños. Por eso, conviene equilibrarlo con otras tonalidades de color y bajar la intensidad del rojo para que el espacio no resulte tan agobiante. Para un baño moderno, combínalo con los tonos neutros claros como el gris, crema o blanco.

Alegre y divertido con un lindo naranja

Nada como este color cálido para empezar el día con mucha energía. El naranja aporta entusiasmo y vitalidad. Existen diferentes tonalidades de naranja: claras, como el durazno, para dar al cuarto de baño un suave acento de color o más fuertes, como el naranja mandarina, para crear un enfoque más dramático. Las tonalidades oscuras como el naranja óxido o terracota son ideales para recrear una atmósfera cálida y acogedora en el cuarto de baño.

Apuesta por el gris

Atemporal, el color estrella de todos los tiempos encaja con cualquier propuesta decorativa. Es muy luminoso y ofrece una paleta de colores tan amplia, que es fácil de combinar con otros colores.

Elegante y sofisticado, no hay como el negro

¿Te atreves? En el baño que tenemos sobre estas líneas, se apostó por un look en negro prácticamente total. Si bien las paredes, el suelo y el techo son de color negro, el interior de la bañera es blanco. Elegante y sobrio, el negro sea quizás una opción reservada para los más atrevidos. Si buscas darle un toque de sofisticación a tu baño, pero el 100% black es too much para ti, juega con el esquema de color blanco y negro. Esta combinación clásica de color le dará un toque de estilo al baño, aún más si añades otros colores en la decoración para agregar interés y vitalidad.

¿Qué te parece este pareció este artículo? ¿Aprendiste algo nuevo? ¿Nos compartes?