Tips para bajar el ruido en tu casa

Muchos que vivimos en Santiago hemos tenido que lidiar con los molestos ruidos de la ciudad. Estos se pueden evitar mejorando el aislamiento de nuestro departamento o casa.

Tienes que saber que los ruidos además de molestos son perjudiciales para la salud , sabemos que reducirlo no esta en nuestras manos pero en el de nuestra casa se vuelve una necesidad y un derecho.

Para tener una idea, en el día no se debería superar los 50 decibeles y por la noche el límite es de 30.

Ventanas que ayudan a parar el ruido

En casos de ruido extremo (en pisos que dan a vías de mucho tráfico, por ejemplo) la solución consiste en instalar una doble ventana: una por la parte exterior del muro y otra por la interior. Cuanto mayor sea la separación entre las dos lunas, mayor será el aislamiento acústico. Y mejor si los cristales son gruesos (entre 6 y 8 mm de grosor) y las hojas batientes en lugar de correderas porque garantizan un cierre más hermético. En cuanto a los materiales, los cerramientos de PVC aíslan mejor que los de madera y aluminio.

¿Qué pasa cuando el ruido está dentro de casa?

En casa hay ruidos que parecen inevitables, pero si pones tapas de fieltro en las patas de sillas y muebles; cierras las puertas cuando estén en marcha el extractor, la lavadora o el lavavajillas; colocas espuma alrededor de las tuberías de agua que resulten accesibles; dejas espacio alrededor del frigorífico y te aseguras de que está bien nivelado (para no sobrecargar el funcionamiento del compresor, causante del ruido), tendrás más silencio.

¿Y si el ruido está al otro lado de la pared?

Puedes crear una doble pared: utiliza paneles de yeso laminado o fibra de celulosa y rellena la cámara de aire con un material aislante. Si no quieres hacer obras o si el espacio es muy pequeño (una cámara de aire ocupa unos 10 cm), puedes cubrir la pared con paneles de corcho con un mínimo de 5 mm de grosor. Déjalos en su color natural o píntalos en el mismo color de las paredes. Los plafones de madera maciza o de virutas también pueden ser útiles aislantes.

Decoración para reducir el ruido

1. Telas con cuerpo

Las cortinas confeccionadas con tejidos gruesos (linos tupidos, terciopelos...) absorben las ondas sonoras y mitigan el ruido tanto si procede del exterior como de la propia casa.

2. Cuadros y espejos

Puedes colgar cuadros o espejos, si es posible de pared a pared, para reducir el sonido que viene del otro lado, así como el eco interior.

3. Alfombras

Una gruesa alfombra impide que el sonido traspase y rebote en los suelos duros y lisos.

4. Estanterías

Adosa a la pared "ruidosa" una estantería con trasera o un armario cerrado. Además de ganar almacenaje, los muebles harán de aislantes del ruido.