Colores para dar más luz a tu hogar

Para algunas personas, tener luz en el hogar es primordial. Sin embargo muchas veces contamos con poca luz natural y no sabemos que colores utilizar para potenciar nuestra habitación o un lugar favorito de la casa.

Junto con la luz, automáticamente creamos escenarios distintos que nos llevan a emociones distintas. Es por eso que es de mucha importancia saber cómo resaltar los espacios, ya nos entregan calidez y armonía en el hogar.

Blanco como rey absoluto

El Blanco nos entrega serenidad y opciones para potenciar nuestra creatividad.Irradia pureza, pulcritud y serenidad; nunca pasa de moda y estimula la imaginación creativa.

Además, es el color más luminoso, ya que refleja hasta el 80% de luz, y el que más resalta las piezas de decoración. Es perfecto para espacios pequeños porque, al elevar los techos y alejar las paredes, los amplía visualmente.

Combina con todos los demás colores; con grises o arenas, por ejemplo,entrega una sensación de elegancia.

Gris claro fuente de calma y equilibrio

El gris es indudablemente un color elegante, que funciona en decoraciones clásicas, combinado con maderas nobles y cualquier color de tapicería, y en ambientes modernos, con maderas nórdicas, lavadas. Es perfecto para habitaciones grandes y diáfanas, pero también para cuartos pequeños porque los amplía.

Mucha energía positiva con azul

La carta de azules es extensa, de los grisáceos a los verdosos, y ofrece muchas posibilidades de decoración. Tranquilo y refrescante, aporta seguridad y elimina las energías negativas. Amplía el espacio y da profundidad. El azul del Mediterráneo queda perfecto con muebles blancos o de madera clara; el grisáceo, con detalles en marrón o negro, que lo hacen más cálido; y el azul envejecido, con piezas de los años 50.

Tonos Arenas, armonía natural

Sobrio, mutable, versátil y elegante, el tono arena, o gris tierra como yo lo llamo, es un ‘todoterreno’. Idóneo para cualquier espacio en el que se busque armonía, relajación visual y resaltar los otros elementos decorativos. No es clásico ni moderno, es eterno. Está lleno de matices. Mantiene el equilibrio entre los grises y los ocres en su punto justo, y eso le otorga la neutralidad necesaria para combinarse con colores más llamativos como el rojo, el verde o el azul.

Algo alegre y fresco, optemos por el verde agua

Cálido y frío a la vez, el verde entrega tranquilidad, alegría y frescura. Evoca la naturaleza y se relaciona con el bienestar, pues los espacios naturales mejoran nuestra salud. Para darle intensidad se puede mezclar con un rosa amapola, y si buscas un tono más romántico y luminoso, con rosa viejo y la gama de los arena.
Para agrandar el espacio nada como el verde agua.